Descripción

Los envases de tetrabrick están compuestos de varias capas formadas por tres materiales: cartón (75%), aluminio (5%) y plástico (20%).  

Estos productos son ligeros y por consiguiente, manejables y fáciles de transportar; se pueden abrir y cerrar de nuevo fácilmente sin necesidad de utensilios y además permiten conservar incluso por meses, los alimentos en condiciones óptimas sin necesidad de refrigeración, ya que repelen completamente la luz.

¿Sabías qué..?

Al reciclar tetrabrick ahorramos materias primas y energía y reducimos la contaminación del aire.
Por cada tonelada de envases brick que se recicla, obtenemos 750 kg. de papel para bolsas tipo kraft, 50 kg. de sulfato de aluminio y con los 200 kg. de plástico restantes se produce energía, ahorrando 156 kg. de combustible.
Cuando se recicla este material se obtienen láminas que puede ser utilizadas para la elaboración de muebles, pupitres, cocinas integrales y mesas, así como para la construcción de paneles modulares con los cuales se construyen viviendas.

Tips para reciclar tetrabrick

Lavar los envases con abundante agua.
Aplastarlos y doblarlos para su mejor almacenamiento.

¿Que residuos que van aquí..?
Empaques de jugo, empaques de leche, empaque de yogur, empaque de crema de leche